SER – HACER – ENVIAR

SER UN DISCÍPULO

Antes de Hacer tienes que Ser, Él nos llama a SER discípulos (aprendiz). Nuestro deseo es que cada persona que viene a Calvary La Semilla respondiera a la invitación del llamado de Cristo y se convirtiera en un seguidor comprometido de Él. Sígueme, y te haré pescadores de hombres   – Mateo 1:17, Esto significa que como iglesia continuamos siguiendo fielmente el ejemplo del primer grupo de discípulos en el libro de Hechos al perseguir apasionadamente a Cristo a través del discipulado. Y continuaron firmemente en la doctrina y el compañerismo de los apóstoles, en la fracción del pan y en las oraciones – Hechos 2:42 (Lucas 19:10) en este proceso aprendemos a ser siervos de Dios, hombres de oración que permanecen en la palabra y la confianza en Dios.

HACER UN DISCÍPULO

Después de responder al llamado de Dios de seguir a Cristo, Él nos instruye a hacer discípulos de todas las naciones, tomando lo que Él enseñó y compartiéndolo con las familias, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y llegando a todas las personas. Cada uno de nosotros es llamado por Jesús para participar en la Gran Comisión. Proponemos enseñar y explicar la biblia en una manera sencilla, comprensiva y sistemática, creyendo que  “ Toda la escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender , para corregir y para instruir en la justicia, a fin de que el siervo de Dios esté enteramente capacitado para toda buena obra.” 2 Timoteo 3:16-17, ( Col 1:28: Ef 4:11-13 )

ENVIAR  UN DISCÍPULO

Pero recibiréis poder cuando el Espíritu Santo haya venido sobre ti; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra – Hechos 1: 8.

  1. Nuestra Jerusalén: Cusco
  2. Nuestra Judea: comunidades aledañas de cusco
  3. Nuestra Samaria: Ciudades del Perú
  4. Nuestros extremos de la Tierra: el mundo

Una vez que alguien es presentado a Cristo y discipulado, es nuestro deseo que se lo envíenos en el nombre de Jesús. (Mat 28:19 ; Hech 1:8 2 Tim 2:2 ) Proponemos enviar a hombres “dignos de confianza que a su vez estén capacitados para enseñar a otros” 2 Tim 2:2 Proponemos apoyar el trabajo misionero y participar  en ello en obediencia a la gran comisión que Jesucristo nos encomendó: vayan y hagan discípulo de todas las naciones ( Mat 28:17. deseamos que la palabra de Dios forme un carácter y un reflejo el amor de Cristo en su vida. poniendo en práctica de ir y compartir la gran comisión a otros.  Ser un discípulo Hacer un discípulo, Envía un discípulo.

Aquí está la sencillez de nuestra iglesia en su visión y propósito, ganar a
la gente para Jesús, discipular a esa persona en Jesús, Enviar a esa persona por Jesús.